Saturday, November 25, 2006

Campanas de Navidad


Faltaban tres días para la navidad y Ana estaba muy ilusionada.
Se habían mudado y dejaron en aquella casita del campo al fantasma.
La mamá le dijo a Ana que se vaya a acostar, porque ya era tarde. Y desde que estaban en la nueva casa, no le daba miedo subir las escaleras a oscuras y se dormía tranquilamente, sabiendo que ese fantasma no estaba más.
La mama le recordó a Ana que pasara por la habitación de Becky, su hermanita más pequeña, para asegurarse de que ella estuviera bien. Ella estaba totalmente dormida. Su respiración parecía poco profunda.
Cuando Ana se acercó a su hermana, ella se despertó y le dijo que había visto a San Nicolas.
Ana se puso a razonar lo que le había dicho Becky y le vino a la cabeza la idea que el fantasma se había mudado con ellos.
Acostada en su cama empezó a oír las campanas. Era el comienzo del terror de todas las noches.

Luego empezó a escuchar los golpes contra la ventana del lado de afuera. Ana se empezaba a quedar sin aire, empezaba a transpirar. Se dirigió hacia la ventana y consiguió un aire fresco que la hizo aliviar.
A la noche siguiente, a Ana le pasó exactamente lo mismo.
Cuando amaneció Ana se levantó. Todos habían ido a comprar carne, pero Ana se quiso quedar. En medio de la desespeCon mucha curiosidad fue a revisar la bolsa donde Jun, su tía, le dijo que había traído los regalos de navidad. Ana encontró una remerita de color celeste que tenia la "A", ella pensó que era de cuando era un bebe. Encontró también un elefantito, que también tenia la "A". Agarró el elefante y lo puso debajo de su almohada rápidamente.
Cuando llegó la noche Ana se fue a su cama. Y de vuelta comenzó a asfixiarse. En un instante vio algo gris que pasaba por debajo de su puerta. Y se dio cuenta de que era humo que venía de la habitación de su hermanita. Enseguida fue a verla y ella estaba rodeada de humo.
ración gritó ANDREW, ANDREW, sin saber quién era. Cuando ya estaban abajo la madre le dijo a Ana que ANDREW era el nombre que le había puesto a su hermanito más pequeño que había fallecido, y que era el que quería entrar por la ventana de su habitación.

Comentario del Libro. Semáforo Crítico

YO ELIJO EL COLOR VERDE PORQUE EL CUENTO TE ATRAPA Y NO TE DEJA SALIR DE ÉL Y LO TENES QUE TERMINAR. YO SE LO RECOMIENDO A TODOS MENOS A LOS QUE NO LES GUSTA HABLAR DE FANTASMAS.

Trabajo realizado por MICAELA SOL

Volver a la Página Principal